logo 3-es

Datos informativos de la Institución Teresiana

piedra-origenNaturaleza y misión de la Institución Teresiana

“La Institución Teresiana es una Obra de la Iglesia que tiene por finalidad la promoción humana y la transformación social mediante la educación y la cultura, desde entidades y organizaciones públicas y privadas”. (EE Art. 1.1)

“... participa así en la misión misión evangelizadora de la Iglesia, colaborando en la realización del Reino de Dios en la historia”  (EE Art. 1.2)

Actúa como una presencia humanizadora y transformadora, que encuentra en el misterio de la Encarnación la fuente que inspira su ser y estar en el mundo. (EE Art. 5)

“La Institución Teresiana promueve la relación entre la experiencia creyente y las distintas culturas. Asume las expresiones propias de cada cultura y colabora a su realización según los valores del Evangelio”. (EE Art. 7)

“Reconoce la dignidad de toda persona humana y desde una opción preferencia por los pobres, promueve los derechos humanos y se compromete en la construcción de una sociedad justa y solidaria”. (EE Art. 8)

Fue fundada por san Pedro Poveda Castroverde, en 1911, en Covadonga, España, con la titularidad de santa Teresa de Jesús (Ávila).

Fe - ciencia

Es “una idea buena”, en expresión de san Pedro Poveda en los inicios del siglo XX. Ante la falta de interés de los católicos de su tiempo por la ciencia y la cultura, salvo excepciones, la propuesta de Poveda fue invitar a una generación de cristianos seglares a unir la fe, la ciencia y la cultura. Pedro Poveda subraya la importancia de la ciencia y la necesidad de que los creyentes tomen el tren de su tiempo, dedicándose a ella.

Es una vocación. Pedro Poveda define la Obra como una “asociación de apostolado seglar” (expresión de la época)  integrada por personas dispuestas a vivir en medio del mundo con radicalidad evangélica, como los primeros cristianos, y con un programa, “una hoja de ruta”, adecuada a las necesidades de los tiempos. Nace como Obra de las Academias en 1911, en Oviedo (España) y se configura como Institución Teresiana hacia 1917, cuando obtiene la aprobación diocesana y civil en Jaén (España).

Es un camino nuevo en la Iglesia. Seglaridad, preparación intelectual y profesional, virtudes sólidas, radicalidad evangélica y finalidad. “Hemos inaugurado un camino nuevo en el Derecho canónico y dado la pauta para otras obras” (san Pedro Poveda, 1935. La primera de sus características entre las asociaciones seglares o de fieles. Las existentes eran de carácter devocional y en general dependientes de una Orden religiosa.

Desde los inicios ha sido una apuesta por la promoción y educación de la mujer, para que ocupara su lugar en la sociedad, en un contexto adverso y que la relegaba socialmente. Todavía en varias regiones del mundo esta apuesta sigue siendo una urgencia.

Escudo de la Institución Teresiana“El programa alrededor del cual giran todos los mandatos, reglas, ordenaciones y consejos dados por su fundador se compendian en estas palabras del apóstol S. Pedro: Vosotros, pues, aplicando todo cuidado, juntad a vuestra fe virtud y a la virtud ciencia, y a la ciencia templanza y a la templanza paciencia y a la paciencia piedad” (san Pedro Poveda, 1936).

“Para mí está fuera de toda duda que el espíritu es lo primero en nuestra Obra (...) Pero con el espíritu pongo yo la ciencia (...) considero que espíritu y ciencia es la forma sustancial de la Institución, es decir aquello por lo que es lo que es, y no otra cosa diferente, mejor o peor” (san Pedro Poveda, 1931).

El lema elegido por el Fundador y que está escrito en el escuduo de la I.T. es "Deus cientiarum Dominus" ("Dios Señor de las ciencias").

Son miembros de la Institución Teresiana...

En la finalidad y misión de la Institución Teresiana participan sus miembros agrupados en asociaciones con características propias (EE Art. 1.3).

La Asociación Primaria, es de carácter universal, constituye el núcleo que de modo especial impulsa la misión. Mantiene la unidad y la estabilidad de la I.T. Es una vocación vivida por mujeres de plena disponibilidad al cumplimiento de la misión y a la realización de la Obra. (EE art. 25).

Las Asociaciones Cooperadoras de la Institución Teresiana (ACIT) son asociaciones de carácter local, regional, nacional o internacional que participan de la misión de la Obra. La integran hombres y mujeres que asumen ese compromiso desde la “radical novedad cristiana que deriva del Bautismo (ChL, n. 10) ((EE Art. 26).

Los miembros de la I.T. asumen una presencia activa en la sociedad, integrando la fe y la vida. Realizan el trabajo y actividades diarias como contribución a la edificación del Reino, uniendo a la capacitación profesional la gratuidad y el servicio.

Participan en la construcción de la comunidad política y colaboran en un proyecto de sociedad en el que se afirme la dignidad y los derechos de la persona, y especialmente, el derecho de todos a la educación y a ser agentes de su propia cultura.

Reconocen a Jesucristo como centro de su vida y único cimiento de la Obra.

Pedro Poveda propuso a los miembros de la I.T. un modo de presencia en el mundo inspirado en los primeros cristianos. Como ellos, iluminan su vida con la Palabra de Dios, participan en la Eucaristía,viven el amor fraterno, hacen del compartir una norma de vida y dan testimonio de su fe. (EE Art. 31).

La oración y el estudio son dimensiones esenciales de la vocación teresiana.

Movimientos Juveniles y amigos de la Institución Teresiana

Jóvenes, familias, profesionales, antiguos y antiguas alumnos que participan de la espiritualidad y de ciertos rasgos de la fisonomía teresiana, forman parte de los movimientos juveniles de la I.T. y/o de las asociaciones de antiguos y antiguas alumnos. Colaboran de diferentes maneras y de acuerdo a sus características de la misión de la I.T. en los contextos donde se encuentran.

También participan, impulsando la misión, espiritualidad y fisonomía de la Institución Teresiana sacerdotes, obispos, familiares, colaboradores y amigos que, por diferentes circunstancias se han sentido atraídos o próximos a la Obra inspirada a san Pedro Poveda.

En América, principalmente, desde hace una década se está consolidando un Movimiento Socioeducativo integrado por educadores y agentes sociales que participan de la “idea buena” de san Pedro Poveda y se comprometen con los procesos pedagógicos y humanizadores que inspiran su pedagogía.

Bienes económicos en la I.T.

“Los bienes de la Institución Teresiana proceden ordinariamente de las aportaciones voluntarias y de las cuotas de sus miembros, según las características establecidas en los reglamentos de cada asociación.” (EE Art. 61.1)

“Así mismo, la I.T. puede recibir bienes por donaciones, herencias, subvenciones y cualquier otro cauce legítimo, para ser aplicados a la realización de sus fines”. (EE Art. 61.2)

Presencias, obras y actividades en números

Los miembros de la Institución Teresiana, propiamente dicho, alcanzan aproximadamente las 5000 personas en el mundo.

Este conjunto se enriquece por la participación de los Movimientos y asociaciones de antiguas y antiguos alumnos; así como de los colaboradores de las diversas obras, proyectos y ONG.

  • Los centros educativos de la Institución Teresiana o gestionados por sus miembros son 37 (13 en América, 20 en Europa, 1 en África, 3 en Asia).
  • Los centros universitarios y de formación de educadores son 18 (10 en Europa, 7 en América, 1 en Asia).
  • Los proyectos sociales, socioculturales y actividades afines suman  72 (15 en América, 40 en Europa, 10 en Asia, 7 en África) con gran impacto en los contextos en los que se encuentran.
  • Los centros de Espiritualidad son 6 (1 en América, 3 en Europa y 2 en Asia).
  • La I.T. cuenta con tres ONG con finalidades de cooperación internacional y de apoyo a proyectos culturales, sociales y educativos.
  • Además de las obras propias o gestionadas en colaboración con otras organizaciones.
  • Los miembros de la Institución Teresiana ejercen su profesión en entidades públicas y privadas.

Testigos

Desde hace cien años muchas son los miembros de la Institución Teresiana que han vivido la llamada a la santidad bautismal en la vida ordinaria, muchas de manera virtuosa. Son ejemplo y testigos de la fe para las nuevas generaciones.

Algunos han sido especialmente reconocidos por la Iglesia o sus causas de beatificación y canonización han sido abiertas:

  • San Pedro Poveda Castroverde, (Linares, 1974 - Madrid, 1936) pedagogo, fundador y mártir, beatificado el 10 de octubre de 1993, en Roma y canonizado el 4 de mayo de 2003, en Madrid.
  • Beata Victoria Díez Bustos de Molina, (Sevilla, 1903 - Hornachuelos, Córdoba, 1936) maestra, catequista y mártir, beatificada el 10 de octubre de 1993, en Roma.
  • Mª Josefa Segovia Morón, (Sierva de Dios. Jaén, 1891 - Madrid, 1957) pedagoga, colaboradora de san Pedro Poveda, Directora Deneral de la I.T. Fueron reconocidas sus virtudes heroicas.
  • Elisa Giambelluca,  (Sierva de Dios. Isnello-Italia, 1941 - Roma, 1986). Licenciada en Matemáticas y fue Directora del Instituto de Rosano. Causa en proceso.
C 16-Poveda  C 18-Victoria  C 17-Josefa-Seg
 
C 19-Elisa 

Info.IT

Back to top