logo 3-es

¿Quo vadis, Iglesia? 500 años desde las 95 tesis de Lutero

1124-1El Obispo luterano Munib Younan y el Papa Francisco, firmando la Declaración conjunta


MUNICH, Alemania.
Elisabeth Münzebrock, el encuentro entre el papa Francisco y el presidente de la Federación Luterana Mundial Munib Younam, en el marco de los actos conmemorativos del 500 aniversario de la Reforma protestante, promovida por Martín Lutero el 31 de octubre de 1517.

Los dos líderes religiosos participaron en una celebración ecuménica en la Catedral de Lund (Suecia) y firmaron, el pasado 31 de octubre, una declaración conjunta en la que rechazan todo tipo de violencia en nombre de la religión.
 
“Un cristiano que no es un revolucionario, no es un cristiano”, éstas no son palabras de Che Guevara o de cualquier otro líder militante de la extrema izquierda, al revés, fueron dichas por el actual Papa Francisco comentando las actitudes del monje de Wittenberg, que en su momento había desafiado a la Iglesia entera y a la política de su siglo...

Pero escuchemos también una voz contemporánea, asustada por los desmanes provocados por el monje agustino de Wittenberg: “De aquí también gané la grandísima pena que me dan las muchas almas que se condenan, de estos luteranos en especial (...) que me parece cierto a mí que por librar una sola de tan gravísimos tormentos pasaría yo muchas muertes muy de buena gana” (V32,6). Quejas como éstas nos las encontramos en las obras de Teresa de Jesús de Ávila, cuya personalidad y vida muestran algunos paralelismos con el fraile revolucionario de tierras germanas.

Como sabemos, Martin Lutero (1483 -1546), había clavado aquellas famosas “95 tesis”, en el portal de la Iglesia de Wittenberg,  las cuales levantarían primero una gran polvareda en la tierra germana, para después “inflamar” (en el sentido literal) el entero suelo del Sacro Imperio Romano... En cuanto a los “paralelismos”: Lutero y Teresa habían luchado sin tregua – pero con medios muy diferentes -  por una auténtica reforma de la Iglesia. Lutero hizo sus estudios de teología con doctorado en 1521 en Erfurt, Teresa de Ávila, la autodicacta, escritora y fundadora de 18 Carmelos, “mujer andariega y contumaz”, fue proclamada “Doctora de la Iglesia” en 1970 por el Papa Pablo VI.

Y conste que desde las últimas décadas del siglo pasado se está realizando – paulatina y felizmente – el milagro del cambio... de “luteranos y herejes” a “hermanos separados” y, en estos días, hasta a “hermanos queridos”...

Lutero, "el monje hereje“, era un “genio de comunicación”, ya que se había servido en su tiempo de las tecnologías mediáticas como la impresión de libros y “panfletos” para expandir sus ideas sobre la “compra de indulgencias”. Y también en medio de sus querellas con el Emperador Carlos V y el  Papa León X.  Lutero había logrado una “huída hacia delante" que le reportó publicidad. Lo que nadie -ni él mismo- pudieron prever, fueron las consecuencias de estas sus "peligrosas" ideas, que causaron  guerras fratricidas y destrucción por todas partes en Europa.
 
Han tenido que pasar casi 500 años, hasta que el  31 de octubre de 1999, el Cardenal Edward I.Cassidy, Presidente del  Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, y Christian Krause, presidente de la Federación Luterana Mundial, pudieron firmar la  DECLARACIÓN conjunta sobre la doctrina de la justificación en la histórica Iglesia de Santa Ana de Augsburgo.

1124-5Portada de la Declaración conjunta sobre la Doctrina de la JustificaciónPortada de la Declaración conjunta sobre la Doctrina de la JustificaciónEsa “declaración” expresó por primera vez un consenso sobre el tema fundamental de los protestantes, la “justificación tan solo por la gracia”, a la que el 23 de julio de 2006 se unieron  también los Metodistas con la firma de su Presidente, Obispo Sunday Mbang y el Secretario General, George Freeman.

En el Preámbulo se califica a la Justificación de “importancia capital para la Reforma luterana del siglo XVI. (...) La versión de entonces fue sostenida y defendida en particular por su singular apreciación contra la teología y la iglesia católica romana de la época. (…) Desde la perspectiva de la Reforma, la justificación era la raíz de todos los conflictos, y tanto en las Confesiones luteranas, como en el Concilio de Trento de la Iglesia Católica Romana hubo condenas de una y otra doctrinas”.

Y sigue el documento: Las iglesias luterana y católica romana han escuchado juntas la buena nueva proclamada en las Sagradas Escrituras. Esta escucha común, junto con las conversaciones teológicas mantenidas en estos últimos años, forjaron una interpretación de la justificación que ambas comparten. (...)

Luteranos y católicos compartimos la meta de confesar a Cristo, en quien debemos creer primordialmente por ser el único mediador (1 Tim 2,5-6) a través de quien Dios se da a sí mismo en el Espíritu Santo y prodiga sus dones renovadores (DCDJ 18).

...Y de repente un Papa

Pero ¿quién es este Papa que “viene de un país del fin del mundo” y que ahora se lanza hasta al corazón de la “Reforma”? O dicho de otra manera: ¿Por qué ya es “histórica“ la visita del Papa Francisco a Suecia?
En un reciente artículo, con el título insinuante “Pero, ¿este Papa es católico?” se comenta que no hay ningún Papa en la historia tan cuestionado como el que fuera arzobispo de Buenos Aires. Y la lucha se sitúa incluso dentro de su Iglesia acusándole de “practicar un relativismo sonriente”, y de pretender ser  como un “Dalai Lama en sotana blanca”, una especie de “Secretario General de la ONU con pectoral”. Llegan a comentar que este Papa no comprende a la Iglesia de la “vieja Europa”. E, incluso, se llega a dudar de si realmente es “católico” por estos gestos de cercanía como en su reciente visita a Suecia.

También algunos le acusan de estar poniendo “pequeñas bombas” que tanta falta hacen a nuestro tiempo, porque son las pequeñas bombas del Evangelio.

Antes de llegar a Lund, Suecia, para el encuentro con la Federación Luterana Mundial, el Papa dio una entrevista a la revista “Signum” de los jesuitas suecos en la que subraya que tenemos que “avanzar, caminar juntos, no encerrarnos en perspectivas petrificadas, porque en ellas no hay posibilidad de reforma”. Y continúa,  “Reforma y Escritura son los dos elementos de la tradición luterana, en que los católicos debemos profundizar,” precisando que Lutero había dado un paso importante al poner “la palabra de Dios” en manos del “pueblo de Dios”.

Uno de los principales actos del Papa en Suecia ha sido la oración ecuménica conjunta en la Catedral luterana de Lund. Allí, el Papa y Martin Junge, secretario general de la Federación Mundial Luterana, intercambiaron palabras y gestos de unidad.

1124-2El Papa Francisco y Martin Junge intercambian un gesto de paz El Papa Francisco y Martin Junge intercambian un gesto de paz

Martin Junge dijo en su sermón que “al ver a Jesucristo en medio nuestro, hemos comenzado a vernos de manera distinta. Reconocemos que es muchísimo más lo que nos une, que lo que nos separa. Somos ramas de una misma vid. Somos uno en el Bautismo”.

En su homilía, el papa Francisco resaltó que “católicos y luteranos hemos empezado a caminar juntos por el camino de la reconciliación. (…) Ahora tenemos una nueva oportunidad para acoger un camino común, que ha ido conformándose durante los últimos 50 años en el diálogo ecuménico entre la Federación Luterana Mundial y la Iglesia Católica”.

Y siguió “no podemos resignarnos a la división y al distanciamiento que la separación ha producido entre nosotros. También nosotros debemos mirar con amor y honestidad a nuestro pasado y reconocer el error y pedir perdón: solamente Dios es el juez". Por último, indicó que “los cristianos seremos testimonio creíble de la misericordia en la medida en que el perdón, la renovación y reconciliación sean una experiencia cotidiana entre nosotros”.

Declaración conjunta

Al final de la oración ecuménica, el papa Francisco y el presidente de la Federación luterana mundial, obispo palestinense Munib Younan, firmaron una Declaración Conjunta en la que exhortan “a todas las comunidades y parroquias Luteranas y Católicas a que sean valientes, creativas, alegres y que tengan esperanza en su compromiso para continuar el gran itinerario que tenemos ante nosotros. (…) En vez de los conflictos del pasado, el don de Dios de la unidad entre nosotros guiará la cooperación y hará más profunda nuestra solidaridad. Nosotros, Católicos y Luteranos, acercándonos en la fe a Cristo, rezando juntos, escuchándonos unos a otros, y viviendo el amor de Cristo en nuestras relaciones, nos abrimos al poder de Dios Trino. Fundados en Cristo y dando testimonio de él, renovamos nuestra determinación para ser fieles heraldos del amor infinito de Dios para toda la humanidad”. En la misma declaración conjunta quedan establecidos los puntos sobre los que aún no hay acuerdo: el ministerio, la Iglesia y la Eucaristía. Lo que sin embargo llama mucho la atención en este documento equilibrado, es que se trata de la historia contada entre ambas confesiones. Aquí algunos de los párrafos más significativos:

Pasar del conflicto a la comunión

Aunque estamos agradecidos profundamente por los dones espirituales y teológicos recibidos a través de la Reforma, también reconocemos y lamentamos ante Cristo que Luteranos y Católicos hayamos dañado la unidad vivible de la Iglesia. Las diferencias teológicas estuvieron acompañadas por el prejuicio y por los conflictos, y la religión fue instrumentalizada con fines políticos. Nuestra fe común en Jesucristo y nuestro bautismo nos pide una conversión permanente, para que dejemos atrás los desacuerdos históricos y los conflictos que obstruyen el ministerio de la reconciliación. Aunque el pasado no puede ser cambiado, lo que se recuerda y cómo se recuerda, puede ser trasformado. Rezamos por la curación de nuestras heridas y de la memoria, que nublan nuestra visión recíproca. Rechazamos de manera enérgica todo odio y violencia, pasada y presente, especialmente la cometida en nombre de la religión. Hoy, escuchamos el mandamiento de Dios de dejar de lado cualquier conflicto. Reconocemos que somos liberados por gracia para caminar hacia la comunión, a la que Dios nos llama constantemente.

1124-4Munib Younan, presidente de la Federación luterana mundial y Papa Francisco intercambiando la Declaración conjunta Munib Younan, presidente de la Federación luterana mundial y Papa Francisco intercambiando la Declaración conjunta

Nuestro compromiso para un testimonio común

“Muchos miembros de nuestras comunidades anhelan recibir la Eucaristía en una mesa, como expresión concreta de la unidad plena. Sentimos el dolor de los que comparten su vida entera, pero no pueden compartir la presencia redentora de Dios en la mesa de la Eucaristía. Reconocemos nuestra conjunta responsabilidad pastoral para responder al hambre y sed espiritual de nuestro pueblo con el fin de ser uno en Cristo. Anhelamos que sea sanada esta herida en el Cuerpo de Cristo. Este es el propósito de nuestros esfuerzos ecuménicos, que deseamos que progresen, también con la renovación de nuestro compromiso en el diálogo teológico.

Pedimos a Dios que Católicos y Luteranos sean capaces de testimoniar juntos el Evangelio de Jesucristo, invitando a la humanidad a escuchar y recibir la buena noticia de la acción redentora de Dios. Pedimos a Dios inspiración, impulso y fortaleza para que podamos seguir juntos en el servicio, defendiendo los derechos humanos y la dignidad, especialmente la de los pobres, trabajando por la justicia y rechazando toda forma de violencia. Dios nos convoca para estar cerca de todos los que anhelan dignidad, justicia, paz y reconciliación. (...)”.

El lema del viaje papal, "Juntos en la esperanza", estaba precisamente inspirado en el informe publicado en 2013 por la Comisión internacional católico-luterana sobre la unidad: "Del conflicto a la comunión", el segundo gran documento ecuménico después de 1999. “En la actualidad, es evidente la voluntad de la gran mayoría de las iglesias luteranas de una conmemoración calibrada en función del acercamiento y el diálogo interconfesional”, expresó el secretario general, pastor Junge.

Un balance similar hizo el cardenal Koch en la conferencia de prensa al explicar este  documento mencionando tres puntos: "Primero: gratitud, por todo lo que hemos podido descubrir que existe en común entre protestantes y católicos. Segundo: Lutero no quería hacer una división ni crear nuevas Iglesias. Lutero quería renovar la Iglesia católica y en ese tiempo no era posible, y llegó la división de la Iglesia. Y las horribles guerras confesionales del siglo XVI y XVII. Tercer punto: esperanza. Esta conmemoración común puede traer frutos futuros".

1124-3Pastor Martin Junge y Cardenal Kurt Koch presentando el documento común “Del conflicto a la comunión”Pastor Martin Junge y Cardenal Kurt Koch presentando el documento común “Del conflicto a la comunión” 

Imperativos ecuménicos

En el documento se expresan cinco imperativos ecuménicos:

  1. Católicos y luteranos deben comenzar siempre desde la perspectiva de la unidad y no desde el punto de vista de la división, para de este modo fortalecer lo que mantienen en común, aunque las diferencias sean más fáciles de ver y experimentar.
  2. Luteranos y católicos deben dejarse transformar a sí mismos continuamente mediante el encuentro de los unos con los otros y por el mutuo testimonio de fe.
  3. Católicos y luteranos deben comprometerse otra vez en la búsqueda de la unidad visible, para elaborar juntos lo que esto significa en pasos concretos y esforzarse continuamente hacia esa meta.
  4. Católicos y luteranos deben dar testimonio común de la misericordia de Dios en la proclamación y el servicio al mundo.

Y finalmente el Papa y la Federación Luterana Mundial emprenden la ayuda conjunta a los más necesitados del planeta.

El encuentro en el polideportivo cubierto Malmö Arena, ha sido un momento inolvidable para diez mil personas, en su mayoría jóvenes, que han escuchado los testimonios, han meditado las palabras de los dos líderes religiosos, y han asistido a la firma del acuerdo de Caritas Internationalis y su organización homóloga, el Servicio Mundial de la Federación Luterana Mundial, para trabajar en equipo ante las grandes emergencias.

Un nuevo milagro del Espíritu Santo

El obispo Munib Younan no se andaba con rodeos: “Hoy en Lund y Malmö estamos experimentando un nuevo milagro del Espíritu Santo, como el que los discípulos experimentaron en mi ciudad natal, Jerusalén, hace dos mil años».

Con la fuerza que da su historia personal, Younan ha afirmado: “Yo soy un refugiado palestino, cuyos padres son de Beer Sheva. Todos los refugiados son mis hermanos y hermanas en la humanidad”.

Al final de su discurso, el obispo que preside las 145 iglesias luteranas de 98 países se ha dirigido al papa Francisco para manifestarse “orgulloso de responder junto con usted a la llamada del Señor para que el mundo vea que los luteranos y católicos nos amamos los unos a los otros y servimos a nuestro prójimo, para que el mundo crea”.

El Papa expresó que “para nosotros cristianos, es una prioridad salir al encuentro de los desechados y marginados de nuestro mundo, y hacer palpable la ternura y el amor misericordioso de Dios, que no descarta a nadie, sino que a todos acoge.

El diálogo entre nosotros ha permitido profundizar la comprensión recíproca, generar mutua confianza y confirmar el deseo de caminar hacia la comunión plena. Uno de los frutos que ha generado este diálogo es la colaboración entre distintas organizaciones de la Federación Luterana Mundial y de la iglesia Católica.

Y sigue el Papa: “He escuchado con atención los testimonios, de cómo en medio de tantos desafíos entregan la vida día a día para construir un mundo que responda cada vez más a los designios de Dios, nuestro Padre. Y a continuación Francisco agradeció a los 4 testigos, que habían contado sus experiencias.

  • Rose Lokonyen, una joven de 23 años de Sudán del Sur, refugiada en Kenia, ha relatado cómo su familia tuvo que escapar de la guerra civil y cómo ella comenzó a ayudar a niñas refugiadas animándolas a incorporarse a las escuelas e invitándolas a hacer deporte.
  • Marguerite Barankitse, de Burundi, adoptó siete niños al comienzo de la guerra civil de 1993 en su país. Cuando el conflicto se convirtió en un genocidio entre hutus y tutsis, Marguerite recogió y escondió a otros 25 niños para salvarlos de la muerte. Desde entonces ha seguido extendiendo su actividad y ayudando a miles de niños y a sus padres.
  • Pranita Biswasi, del estado de Odisha (antes Orissa) en la India, es una mujer de 26 años titular de un master en Ciencias Medioambientales y experta en cambio climático.Pranita ha relatado las tremendas consecuencias del supertifón en 2013, que causó tremendos destrozos, y de las inundaciones de diciembre de 2015, prácticamente ignoradas por el mundo, que costaron 500 vidas y forzaron el desplazamiento de un millón ochocientas mil personas.

Mons. Héctor Fabio ha informado del trabajo conjunto que católicos y luteranos realizan en Colombia.

Y concluye Francisco: “Queridos hermanos y hermanas, no nos dejemos abatir por las adversidades. Que estas historias y estos testigos nos motiven y nos den nuevo impulso para trabajar cada vez más unidos. Cuando volvamos a nuestras casas, llevemos el compromiso de realizar cada día un gesto de paz, un gesto de reconciliación, para ser testigos valientes y fieles de la esperanza cristiana.

Como sabemos la esperanza no defrauda. Gracias”.

Y una vez más: Teresa....

Volviendo a la Santa de Ávila leemos: “como me vi mujer y ruin, e imposibilitada de aprovechar en nada en el servicio del Señor, (...) ansí determiné a hacer eso poquito que yo puedo y es en mí, que es seguir los consejos evangélicos con toda la perfección (...) y procurar estas poquitas que están aquí hiciesen lo mesmo”. (C1,2) Y realmente la gran Santa española lleva razón, la cosa en sí es fácil: “hacer eso poquito que yo puedo”. Y no esperar a que “otros hagan” o que “las autoridades decidan “desde arriba". En este sentido estos “encuentros” son de enorme importancia, porque la gente se encuentra desde “la base” y desde ahí se logran contactos y un más profundo conocimiento mutuo.

Elisabeth Münzebrock, desde Munich

Back to top