logo 3-es

Ante el Sínodo de los obispos: “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”

0303-1

ROMA, Italia.
El pasado 13 de enero el papa Francisco dio a conocer una carta dirigida a los jóvenes en la que anunciaba la convocatoria al Sínodo de los Obispos sobre el tema “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”, que tendrá lugar en octubre de 2018. Ese mismo día se presentó el documento preparatorio. La Institución Teresiana recibe esta iniciativa como una “invitación que es llamada urgente y gozosa”.

El Consejo de gobierno de la Institución Teresiana se ha dirigido a los responsables de las demarcaciones de la Asociación Primaria y a las diversas Asociaciones Cooperadoras (ACIT) “para animar, apoyar, sostener y alentar la participación de la Institución Teresiana en la preparación y celebración del Sínodo”, con el deseo de implicar a los Movimientos juveniles (ACIT Joven, MIT Giovani, IT Youth, MIT), centros educativos, colegios mayores y residencias universitarias y otros proyectos que convocan a jóvenes.

En la comunicación el Consejo de Gobierno señala que “los modos (de participación) serán diversos, pero es una llamada internacional a la que responder y una oportunidad que no podemos desaprovechar”.  Y pide “que estudiéis en cada contexto local (diocesano o de conferencia episcopal) cuál es el modo más adecuado y oportuno de participación. Tenemos la certeza de que junto a otros y con otros, en dinámica dialogal y de sinodalidad, buscaremos y encontraremos mejor los caminos de la vida y la fe en el acompañamiento a los jóvenes. Hay una responsabilidad de futuro en responder a esta invitación que es llamada urgente y gozosa”.

También anticipan que Emilia Paniagua (sector Nuestra Señora de Covadonga) y Marina Sampayo (ACIT Joven, Barcelona) asistirán a un encuentro convocado por la Oficina de Jóvenes del Dicasterio para los laicos, la familia y la vida, y que tendrá lugar en la Santa Sede del 5 al 9 abril 2017. Este encuentro internacional tiene como tema De Cracovia a Panamá. El Sínodo en camino con los jóvenes.

Carta del papa Francisco y documento preparatorio

“Tengo el agrado de anunciarles que en el mes de octubre del 2018 se celebrará el Sínodo de los Obispos sobre el tema Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional. He querido que ustedes ocupen el centro de la atención porque los llevo en el corazón”, dice el papa Francisco en su carta a los jóvenes.

En otro párrafo de la misiva expresa: “Un mundo mejor se construye también gracias a ustedes, que siempre desean cambiar y ser generosos. No tengan miedo de escuchar al Espíritu que les sugiere opciones audaces, no pierdan tiempo cuando la conciencia les pida arriesgar para seguir al Maestro. También la Iglesia desea ponerse a la escucha de la voz, de la sensibilidad, de la fe de cada uno; así como también de las dudas y las críticas. Hagan sentir a todos el grito de ustedes, déjenlo resonar en las comunidades y háganlo llegar a los pastores”. San Benito recomendaba a los abades consultar también a los jóvenes antes de cada decisión importante, porque `muchas veces el Señor revela al más joven lo que es mejor´. (Regla de San Benito III, 3)”.

En la Oficina de Prensa de la Santa Sede, la mañana del día 13 de enero, tuvo lugar la presentación del Documento Preparatorio de la XV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, al que alude el Santo Padre en su carta a los jóvenes, a cargo del cardenal Lorenzo Baldisseri y el obispo Fabio Fabene, respectivamente Secretario General y Subsecretario del Sínodo de los Obispos y los jóvenes universitarios.

 “Con sus palabras –ha explicado  el cardenal Baldisseri-  el Papa quiere imprimir una sólida motivación humana y eclesial al  próximo Sínodo sobre los jóvenes, comprendidos entre los 16 y los 29 años, convencido de  que la edad joven necesita ser adaptada a las diferentes realidades locales  como lo demuestra el Documento Preparatorio.

El documento se divide en tres partes. En la primera se invita a ponerse a la escucha de la realidad. La segunda destaca la importancia del discernimiento a la luz de la fe para tomar decisiones de vida que correspondan realmente a la voluntad de Dios y al bien de la persona. La tercera se centra en la acción pastoral de la comunidad eclesial. La imagen evangélica del "discípulo amado" introduce a las tres partes como una breve presentación del camino.

El primer capítulo, titulado "Los jóvenes en el mundo de hoy", proporciona elementos útiles para contextualizar la situación de los jóvenes en la realidad actual, teniendo en cuenta que el cuadro presentado requiere ser adaptado a las circunstancias específicas de cada región. El segundo capítulo, centro del documento, se titula “ Fe, discernimiento, vocación"… Este recorrido se inspira en los tres verbos que ya se utilizan en la Evangelii Gaudium 51: reconocer (lo que sucede en el mundo interior), interpretar (lo que se reconoce) y decidir (como un ejercicio auténtico de la libertad humana y de la responsabilidad personal). Cabe aclarar que el término "vocación" debe entenderse en un sentido amplio y cubre toda la gama de posibilidades para la realización concreta de la propia vida en la alegría del amor y la plenitud que se deriva del don de sí mismo a Dios y a los demás. Se trata de encontrar la forma concreta en que se puede cumplir esta realización plena.

El tercer capítulo, titulado "La acción pastoral", pone de relieve la importancia que tiene para la Iglesia acompañar a los jóvenes a acoger la alegría del Evangelio en un momento como el nuestro marcado por la incertidumbre, la precariedad, la inseguridad. El centro de atención son las personas, los lugares y los instrumentos de este acompañamiento.

Los sujetos de la acción pastoral son los mismos jóvenes, sea como protagonistas que como receptores. La Iglesia les pide que la ayuden a identificar las maneras más eficaces para anunciar la Buena Nueva. Los lugares de la acción pastoral son la vida cotidiana, las actividades para los jóvenes, las JMJ, los  eventos diocesanos, parroquias, oratorios, universidades, escuelas católicas, voluntariado, actividades sociales, los centros de espiritualidad, las experiencias misioneras, las peregrinaciones, la piedad popular. No falta un toque al "mundo digital",  que abre nuevas oportunidades, pero también nuevos peligros. Los instrumentos son los lenguajes (se privilegian los  más significativos para los jóvenes), la educación, la oración, el silencio, la contemplación.

El Cuestionario anexo es una parte integral del documento, no un mero apéndice, y también se divide en tres partes. La primera atañe a la recopilación de datos estadísticos. La segunda consiste en las preguntas. La novedad estriba en que a las preguntas generales, propuestas a todos sin distinción (15 en total) se añaden tres preguntas más específicas para cada área geográfica, a las que deben responder sólo los que pertenecen al continente interesado. La tercera parte se refiere a la "puesta en común de las prácticas", según modalidades claramente expuestas. El propósito de esta parte, que es también una novedad, es enriquecer a toda la Iglesia dando a conocer experiencias, a menudo de gran interés, que tiene lugar en diferentes regiones del mundo, para que puedan ser de ayuda para todos.

Los elementos que se desprenderán de las respuestas serán utilizadas para la redacción del Instrumentum laboris, documento entregado a los padres sinodales antes de la Asamblea”, concluyó el cardenal Baldisseri.

 

Info IT.

Back to top