logo 3-es

Una biografía de Josefa Segovia inicia la colección “Mujeres en la historia”

1023-1

MADRID, España. 
El pasado 17 de octubre, se presentó la biografía “María Josefa Segovia. La mujer de los ojos abiertos”, de María Encarnación González. Participaron en el acto, Maite Uribe, directora de la Institución Teresiana y Mónica González, directora de Narcea Ediciones. Tuvo lugar en la Sede Internacional de la Institución Teresiana en Madrid. 

Mónica González se refirió a la nueva obra como, “una interesante biografía de una gran mujer que inmersa en su tiempo y proyectada hacia el nuestro, llegó a hacer historia… una historia que se entreteje con la rica personalidad de otras muchas mujeres que siguieron el camino por ella abierto y que llegan hasta nuestros días”.

La directora de Narcea recordó la catedrática Mª Dolores Gómez Molleda, a una semana de su fallecimiento, por su “especial implicación con NARCEA EDICIONES”. “A quien quiero dedicar este acto en homenaje”, dijo. Posteriormente ofreció algunas notas sobre la colección “Mujeres en la historia”. “Contará con una selección de biografías sobre algunas mujeres que han vivido de manera muy singular el carisma teresiano y cuya existencia se ha desarrollado dentro de los cien primeros años de vida de la Institución Teresiana. Todas, empezaron y vivieron una aventura vocacional nueva, inédita, distinta y peculiar. Todas tienen en común ser, pioneras de un original modo de ser y de estar en la Iglesia y en el mundo: Antonia López Arista, Victoria Díez, Isabel del Castillo… sobre ellas hablarán los próximos volúmenes”.

1023-3Maite Uribe al valorar la biografía, recordó que “Los pueblos que pierden la memoria, pierden la identidad”, citando al papa Francisco. “Nosotros nos decimos ahora: aquí, en esta colección que comienza, estará buena parte de nuestra memoria asociativa, la parte más sublime, la más consistente y la más frágil a la vez, que son las personas que han hecho vida un nuevo carisma en la iglesia y para el mundo de hoy”, señaló.  

“Hace ahora un siglo que estas mujeres valientes dieron su definitivo SÍ a esta Obra de Dios, por lo que la colección comienza con las que lo pronunciaron primero: María Josefa Segovia y Antonia López Arista, de la que al año próximo, 2018, hará cien de su temprana muerte”, continuó Maite Uribe, quien destacó los rasgos espirituales y personales de las primeras colaboradora de san Pedro Poveda. 

En sus palabras afirmó que “el pensamiento de Poveda sobre la mujer es ante todo cristiano y se manifiesta plenamente convencido de la fuerza y la eficacia real de su fe. Centrado en el misterio de la Encarnación del Verbo…”. “Este era el verdadero pensamiento de Poveda”, afirmó la directora de la Institución Teresiana, quien agregó: “no se puede separar de su obsesión ―llamémosla así― por el estudio, por la ciencia, por la más cuidada y exigente preparación profesional en la mujer, con vistas no al encumbramiento que la puede separar del débil; no al poderío, que acabará corrompiéndola, y no al halago, que siempre debilita. Para él, la fuerza de la mujer está en su vivencia profundamente cristiana, que la hace culta y humilde; sabia y sencilla; trabajando en puestos a lo mejor relevantes y comprometidamente atenta a los más necesitados. Las mujeres de la colección que con Josefa Segovia iniciamos, han entrado en la historia, han sido capaces de hacer historia, por la extraordinaria fuerza de su fe y de su exigente preparación cultural, inconcebible la una distanciada de la otra”. 

Finalmente, Maite Uribe subrayó que el pensamiento de Poveda sobre la mujer, "es un planteamiento espiritual, profundamente evangélico y eclesial,  no encuadrable en las corrientes feministas de su momento, y precisamente por eso, por no estar ligadas a una ideología, fueron mujeres capaces de superarlas y de hacer historia. Las mujeres de la escuela de Poveda se anticiparon a las que habían de formarse en la Institución Libre de Enseñanza, por ejemplo, una de las corrientes de pensamiento más avanzadas del momento; las de la Institución Teresiana fueron las primeras en alcanzar títulos académicos o puestos relevantes hasta entonces vedados a la mujer, como Carmen Cuesta, la primera doctora en Derecho de España, o las que ocuparon cátedras o inspecciones. Las mujeres de la escuela de Poveda fueron también las que solas, “aisladas”, se esparcieron por los pueblos creando cultura, ofreciendo un buen hacer pedagógico y un serio compromiso con el entorno; fueron las que formaron generaciones y generaciones de mujeres que llevaron y transmitieron la impronta teresiana. Sin duda, esta Institución ―núcleo y asociaciones― constituyó el grupo más sólido, más cualificado y más comprometido de mujeres en España y en los países de América del Sur donde estaba comenzando su presencia”. 

1023-2

Por su parte María Encarnación González dijo que la nueva publicación es un homenaje al centenario de la aprobación diocesana y civil de la Institución Teresiana en Jaén, realizada en julio de 1917. Señaló varios de los estudios precedentes y que permitieron la realización de esta obra. También desarrolló algunos rasgos del perfil de María Josefa Segovia; y anticipó los de Antonia López Arista y de Isabel del Castillo, cuyas biografías seguirán probablemente a la actual. Además expresó su deseo de que el libro sea de fácil lectura, que refleje la verdad, que aproxime al lector a la persona de María Josefa Segovia. 

Info.IT

Back to top