logo 3-es

Reflexiones en torno a la película POVEDA después de su exhibición en Uruguay

1230

MONTEVIDEO, Uruguay.
Concluye el año 2016. Desde el 4 de marzo, fecha del estreno de la película POVEDA en España, han sido constantes las proyecciones en diversas ciudades de mucho países con repercusiones muy positivas y sobre todo con la posibilidad de actualizar el conocimiento sobre la vida y el mensaje de San Pedro Poveda. En esta nota Rosario Alves reflexiona en torno a las exhibiciones del film en salas de cine de Montevideo y Paysandú, en Uruguay.

El film permaneció en cartelera durante una semana en cada ciudad. Fue una instancia de encuentro de diversas generaciones, de exalumnos, amigos de la Institución Teresiana y familias vinculadas a distintas presencias de misión. La película provocó la memoria y el agradecimiento por la obra del Padre Poveda. Trajo el recuerdo de instancias de formación, de crecimiento personal y grupal en contacto con su vocación y su propuesta pedagógica humanista y cristiana. Una docente expresó: “Muy auténtica la película de la vida y obra del Padre Poveda, reviví lo que conocía y reafirmé los valores de su propuesta. Excelente producción”.   Una joven Animadora de Paysandú dijo: “Me sirvió para aprender más sobre la vida de Poveda, muy buena, es un resumen que permite entender de donde sale esto que somos: la Institución Teresiana. Muy buenos paisajes y el final está muy bien logrado”. Otra dijo “estamos siendo visitados por Poveda en Uruguay”. En Paysandú al cierre de la película una ex-alumna y su padre cantaron la Rumba a Poveda.

Tomo esta última expresión referida a la visita de Poveda al país por la significatividad de su propuesta en el contexto histórico y cultural de Uruguay. De 1877 data la Reforma Vareliana que da un paso trascendental en la cultura uruguaya: ley que establece entre sus principios la laicidad de la Educación y da pie a la futura separación del Estado de la Iglesia. La secularización es un proceso que marca las raíces culturales que por un lado facilita a la Iglesia el estar libre de todo poder político pero toda la Educación y formación de niños, jóvenes y educadores queda vacía del anuncio evangelizador. Es el esfuerzo y la vocación de religiosos y numerosos laicos los que ayer y hoy dan su testimonio en silencio de palabra, pero cargado de gestos y actitudes que comunican la alegría de la fe en los medios de comunicación, en la redes, en la Educación, en la calle y en las relaciones. Ver la película en este contexto que caracteriza la cultura uruguaya provoca a cada persona. Se logra con ella destacar dos aspectos que son mensaje para este país: el valor de los laicos, su vocación y misión que son fuente cotidiana de anuncio de diversas maneras y el papel de la mujer trabajando unidas en la transformación de la sociedad. La misión evangelizadora de la educación en estructuras secularizadas toma nuevo sentido al ver la película. La sensibilidad toda dispuesta llama a la reflexión. El Padre Poveda pedagogo hasta inspirar incluso la película.

La figura del sacerdote Poveda impacta a todos. Muchos sacerdotes acompañaron en las distintas instancias de exhibición de la película. Se sintieron identificados en diversos aspectos y vivieron un impulso en su ser sacerdotes orantes, confiados, estudiosos de la realidad y con una vida entregada hasta las últimas consecuencias.

Desde Uruguay se está a la espera de una nueva exhibición para marzo en otra ciudad del interior del país. Agradecimiento a la Institución Teresiana es lo que prima en el corazón de la gente amiga y de otros que vieron la película. Está presente el deseo de que el carisma recibido y entregado por Poveda a la Iglesia y al mundo crezca en lo esencial más allá de las formas que hoy tiene la Obra siempre en diálogo orante con el contexto.

Rosario Alves, desde Montevideo

Para hacer comentarios, es necesario estar registrado e identificado en el sistema.

Back to top