logo 3-es

La película POVEDA también se ha visto en Jerusalén


0128-1

JERUSALÉN, Tierra Santa.
En uno de los salones del edificio del Vaticano,” Notre-Dame Center de Jerusalén”, el pasado 10 de diciembre se proyectó la película POVEDA ante un auditorio internacional.

Las características de Jerusalén, singular entre otras ciudades, donde conviven personas de distintos países y el Evangelio se proclama diariamente en un variado número de lenguas, fue el escenario de la proyección de la película POVEDA. Participaron unas cincuenta personas de diversas nacionalidades: España, Francia, Filipinas,  Argentina, México, Italia y Estados Unidos, etc. Entre ellos se encontraban una sobrina de Margarita Piñero, Franciscana de María, una antigua alumna de la Institución Teresiana de Teruel, superiora de las Combonianas, un Jesuita amigo de Julia García. Fue grata la presencia de Monseñor Marco Formica, secretario personal del Nuncio y el Cónsul General de España Don Rafael Matos González de Careaga quien agradeció la invitación y expresó su impresión por la vida de san Pedro Poveda, a quien no conocía.

Entre las posteriores reacciones a la proyección destacan: “Emocionante, estoy orgullosísima de haber sido alumna de 'las teresianas'”. “No me podía perder la película, me ha encantado, quiero mucho a las personas de la Institución Teresiana”, expresó la sobrina de Margarita Piñero. “Se debería llevar a los colegios para que los alumnos aprendan a resolver conflictos sin violencia”, expresó una espectadora árabe-israelí, católica. “Estoy convencido de que la actitud ante el martirio es algo que el Señor va preparando a lo largo de la vida; es un proceso y se llega a él cuando a lo largo de ese proceso se vive en disponibilidad a la voluntad de Dios. Es una película que tenéis que hacer llegar a los seminarios del Patriarcado latino, de los salesianos, incluso de los franciscanos; es un gran ejemplo para los futuros sacerdotes, pueden aprender que es ser sacerdote, ya que es algo más que vestir clergyman”, señaló con fuerza Monseñor Marco Formica. También fue valorada la realización del film, los actores y el director.

La sala donde tuvo lugar la proyección, se acababa de renovar con las últimas tecnologías y con una acústica perfecta. Se utilizó por primera vez para la proyección de POVEDA. Ello contribuyó a crear un ambiente muy favorable para la proyección que ya gozaba de gran expectación. La experiencia se repetirá en Belén y Nazaret.

Asumpta Nicolau, desde Jerusalén

Comentarios   

0 #1 Mª del Pilar Campos Fernández 30-01-2017 09:50
Encantada de ver la noticia de la película en Notre Dame. Estoy totalmente de acuerdo con lo que dice Monseñor Formica; P. Poveda es modelo de sacerdote y tiene mucho que decir a la Iglesia de nuestro tiempo.
Un abrazo entrañable desde Roma

Para hacer comentarios, es necesario estar registrado e identificado en el sistema.

Back to top