logo 3-es

La fe vivida en voz alta

Yo creí, por eso hablé”: esta frase del apóstol Pablo retrata lo que fue la vida de Pedro Poveda, un hombre de fe por encima de todas las cosas. Vivió en una sociedad secularizada. Creyó y habló. Su adhesión a Jesucristo, su opción por la persona y el empeño en unir la fe y la ciencia fueron las claves del humanismo que siempre defendió.
Poveda impulsó la acción de los laicos en la Iglesia y la presencia de las mujeres en la sociedad, notables aportaciones que, a principios del siglo XX, constituían una auténtica sociedad...

Para ver el texto completo  La fe vivida en voz alta. 2 pág.

Publicado en www.alfayomega.es

Marisa Rodríguez Abancéns

Back to top