Sábado, 06 Octubre 2018 00:00

Oración ante Nuestra Señora en Covadonga 2018

COVADONGA, Asturias, España.
Más de trescientos peregrinos de la Institución Teresiana se dieron cita en la tarde del sábado 6 de octubre en el Santuario de Covadonga, para renovar, un año más, el compromiso de recordar ante la Santina el origen de la Institución, agradecer y pedir “los auxilios”, en palabras de san Pedro Poveda, que necesita la misión.

Covadonga nos recibió estrenado otoño. La estación en la que los colores se tornan rojos, amarillentos, marrones, como si se fueran apagando junto con la luz del sol. Algunas lluvias intermitentes y el fresco propio del cambio de temporada marcaban el clima.

Desde el mediodía el fluir de gente y el bullicio propio del encuentro de tantos y tantas personas conocidas, amigas y compañeras en el camino de la Institución, indicaban que todo estaba preparado para vivir un acto de memoria, gratitud y devoción, ante La Santina de Covadonga.

A lo largo de la tarde, en diversos grupos, nos fuimos acercando a la Cueva, puesto que esta vez, la oración sería en la Basílica. La Santina estaba de blanco, con el vestido que tiene grabado el escudo de la Institución Teresiana.

A las 22 horas comenzó la oración en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu y con una canción. Tere García Muñoz explicó que la cantidad de personas sobrepasaban el aforo de la Cueva, lo que había motivado la elección de la basílica para este momento. También recordó que la imagen de Nuestra Señora de Covadonga que se encuentra en un lateral del altar de la Basílica, obra del escultor Juan Samsó, llegó en 1908, cuando Pedro Poveda era canónigo. Invitó a que se orara por el buen desarrollo del Sínodo de los obispos sobre los jóvenes, que está teniendo lugar en Roma.

Pilar Frade recordó unas palabras de Pedro Poveda, pronunciadas en Covadonga después de la asamblea de 1934. Después se rezó una versión del credo recreada. Concha Romera leyó un texto de la Asamblea de todas las Asociaciones a.e., “profetiza y anuncia”, y Maite Uribe recordó la prioridad de la XVIII Asamblea General, que nos invita a Ser testigos de comunión y esperanza.

Al final se entonó el Himno a La Santina de Covadonga, "Bendita la Reina de nuestra montaña...". Fueron unos 45 minutos de encuentro personal y comunitario, como Pueblo de Dios, Institución Teresiana, con Nuestra Señora en la cuna de la Institución. 

Concluida la oración, agradeció la presencia del Abad de Covadonga, D. Adolfo Mariño y presentó a las nuevas integrantes del Consejo de Gobierno que participaban: María Rita Martín, Carmen Lizárraga y María Dolores Peralta (según el orden en la foto).

 

1006-4

Oración ante Nuestra Señora de Covadonga en la Basílica

Canto: En el nombre del Padre… (de Salomé Arricibita)

En el nombre del Padre, aprender a esperar, en el nombre del Padre, perdonar y sanar,
en el nombre del Padre, celebrar y abrazar, en el nombre del Padre, ofrecer un hogar.
En el nombre del Hijo, vivir para amar, en el nombre del Hijo, amar sin mirar,
en el nombre del Hijo, mirar sin juzgar, en el nombre del Hijo, sembrar siempre paz.
En el nombre del Padre, en el nombre del Hijo, que el Espíritu sople para estar siempre vivos,
en el nombre del Padre, en el nombre del Hijo, que el Espíritu sople para vivir unidos.
Que el Espíritu sople y renueve cada alma, que el Espíritu sople y abramos las alas,
que el Espíritu sople y nos puedan las ganas de dejar que entre dentro y ventile la casa.

La acción de gracias como nota característica

Nos encontramos ante La Santina para agradecer lo vivido a lo largo del sexenio 2012-2018 que acaba de terminar, lo hacemos con palabras de Pedro Poveda, pronunciadas en 1934.

"Toda la Institución, para mí, está aquí presente con vosotras. Mi propósito, hoy, es dejar definido y sentado que en la Institución la acción de gracias debe ser una de sus notas características distintivas por ser cristianos, por tener nuestro entronque con los primeros cristianos. 

1006-3

Este espíritu de gratitud ha de ser en la Obra especial. No ha de ser simplemente finura, y mucho menos una gratitud fingida… sino una gratitud sincera, sentida, sobrenatural... Y no hemos de dar las gracias como la gente después de recibir un favor. Nosotros debemos dar las gracias cuando pedimos, tal es la confianza y seguridad que tenemos de que Dios nos lo dará.

¿Motivos de gratitud? Imposible enumerar todas las cosas por las que tenemos que dar gracias.

La Asamblea y el Voto de Covadonga, que liga a la Institución con su cuna, con su origen, es para mí de una trascendencia superior a cuanto podéis imaginar. Y también la Asamblea con sus nombramientos y acuerdos y todo lo que significa en orden a la estabilidad y progreso de la Obra.

Digo a Dios con todas las veras de mi alma: gracias por todas las gracias que conocemos, por las que no conocemos, por las virtudes que hay en la Obra, porque nos ha librado de muchos peligros y por todo lo que cada una diga al Señor".

Tras las dos Asambleas: de la fe y el envío a vivir en esperanza

Se nos invita a reavivar nuestra fe, a hacerlo juntos, a hacerlo como Institución y como pueblo de Dios, por eso hacemos una profesión de fe profunda y sentida:

Rezamos juntos:

Creo en Dios, Padre-Madre, creador del mundo no acabado, que entre todos haremos más justo y solidario.
Creo en Jesús, nuestro hermano mayor, que nos descubrió el amor de su Padre Dios y nos enseñó a amarnos como hermanos.
Creo en el Espíritu de Dios que está dentro de nosotros y nos anima a hacer el bien y a luchar contra la pobreza y las injusticias.
Creo que el Espíritu Santo nos envía su fuerza y libertad para salir al mundo a anunciar a Jesús, desde el carisma de la IT.
Creo en la humanidad nueva y posible y creo en la comunidad de los que siguen e imitan a Jesús.
Creo que María, como primera seguidora de Jesús, y mirándonos desde sus ojos mediadores, nos acompaña y nos anima en nuestro caminar.
Creo, sobre todo, que Dios cree en mí, que cree en cada uno de nosotros.
Creo que, en la IT, viviremos con audacia y lucidez tras la Asamblea de la fe y del envío a vivir en esperanza.
Entretanto, con todos los que creen, con todos los que luchan, yo grito en este reino de muerte y de esperanza. ¡Ven Señor Jesús! ¡Amén, aleluya!

(Tomado parcialmente de Rafael Calvo Beca, Pedro Casaldáliga, Frei Betto)

1006-9

Profetiza y anuncia

1006-7En la Clausura de la Asamblea de Todas las Asociaciones a.e. se nos ha dicho: Vete, profetiza y anuncia a mi pueblo.

VETE y busca nuevos caminos, nuevas maneras, nuevas formas para encontrarte con mi pueblo, con los jóvenes, con las familias, con los más desfavorecidos.
VETE ligero de equipaje, no necesitas gran cosa para el camino, porque yo estoy contigo.
VETE porque te he llamado y te he enviado… No vayas solo, porque para ser y sentirse Iglesia hay que caminar con otros, en comunidad, en familia.
VETE y anuncia la Buena Noticia de un amor que libera, cura, perdona, salva, da esperanza. Es un amor que tiene un rostro, el del Resucitado. Tiene un estilo, el carisma de Poveda, está encarnado, pasa por hombres y mujeres, jóvenes y ancianos...
VETE y descálzate ante el misterio de la humanidad en búsqueda... Descálzate porque la tierra que pisas es santa. Es tierra amada por Dios… Descálzate y anuncia que el tiempo de la liberación ha llegado.
VETE a vivir en esperanza, a transmitir esperanza…

(Maite Uribe, Discurso clausura ATA a.e.)

Enviados a vivir en fe y esperazna

Canto: Enviados a vivir en esperanza…
Enviados a vivir en esperanza (3), por la fe, llamados a la santidad, por la fe.
Inviati a vivere nella speranza (3), per la fede, chiamate alla santità, per la fede.
Sent to live in hope (3),through faith, called to holiness, through faith.
Envoyés à vivre en espérance (3), par la foi, appelés à la sainteté, par la foi.

Iniciamos un nuevo sexenio, esperanzados

La XVIII AG reconoce como llamada del Espíritu para toda la Institución la PRIORIDAD: Testigos de esperanza y comunión, llamados a salir de nuestra tierra.

Ve a vivir en esperanza, a transmitir esperanza, la que hemos compartido, personas de culturas, lenguas y tradiciones diversas, la que hemos celebrado, la esperanza que nos hace sentirnos enviados por el Dios de Jesús que nos dice como a Amós: ¡Ve y profetiza a mi pueblo!
Ser testigos de esperanza, que ofrezca horizonte de sentido y avance…
Urgidos a tejer redes de fraternidad.
Llamados a comprometernos con las familias.
Caminando con los jóvenes en una sociedad en cambio.

(Prospectiva. XVIII AG_2018)

1006-6

 

Himno a la Virgen de Covadonga

1006-8

Bendita la Reina de nuestra montaña, que tiene por trono la cuna de España
y brilla en la altura más bella que el sol. Es Madre y es Reina. Venid peregrinos,
que ante Ella se aspiran amores divinos y en ella está el alma del pueblo español.

Info.IT 

 

DEPARTAMENTO DE INFORMACIÓN

C/ Príncipe de Vergara, 88. 28006 Madrid, ESPAÑA

 

Top