Imprimir esta página

Favorecer el camino a la verdad y la paz en RD del Congo

Formación profesorado InteRed RDC. Formación profesorado InteRed RDC.

La República Democrática del Congo no goza del interés informativo que se despliega en otras latitudes, y el sufrimiento de su pueblo, atrapado entre intereses de estados, multinacionales y clanes, no tiene la respuesta solidaria ni la movilización ciudadana que merece.

La Institución Teresiana cuenta en RD del Congo con un grupo de miembros nativos y una presencia de décadas con obras y proyectos muy humildes, como la Biblioteca Karibuni, el apoyo a mujeres y niñas en Kikwit, o a los niños de la calle en Kinshasa, en los que a la vez que entrega su misión y carisma, recibe mucho de este pueblo acogedor y amante de la vida, abierto a la fe y aferrado a la esperanza.
Queremos decir al menos una palabra sobre lo que está pasando allí y unirnos a cuantas personas de buena voluntad, en distintas latitudes y desde distintas instancias, oran, trabajan y se esfuerzan por transformar situaciones de sufrimiento humano sin salida en parcelas de vida y futuro.

karibuni leeLa maraña electoral

El 20 de enero la Corte Constitucional ha decretado vencedor de las elecciones presidenciales a Felix Tshisekedi. El opositor Martin Fayulu que no acepta el resultado, convoca a una protesta nacional no violenta en respuesta.

El 30 de diciembre se celebraron en este país elecciones para sustituir a Joseph Kabila que llevaba 18 años en el poder, aunque legalmente su mandato debía haber concluido dos años antes.

El papa Francisco pedía ese mismo día 30 en el rezo del Ángelus: “Oremos juntos por los que sufren de violencia y ébola en este país. Espero que todos se comprometan a mantener un clima pacífico que permita que las elecciones se desarrollen sin contratiempos y de manera pacífica”.

Las elecciones se celebraron en un clima de corrupción, violencia, sufrimiento, excepcionalidad… No obstante, millones de personas acudieron a votar con la esperanza al menos de obtener resultados democráticos gracias al despliegue de más de cuarenta mil observadores independientes con el apoyo de la Iglesia.

Al cierre de las urnas, sin embargo, se produjo una situación de caos sobre los resultados, aportando diez días después datos provisionales que facilitaron la proclamación de un ganador -Felix Tshisekedi- sin demostrar el respaldo real en votos, ni el recuento de lo conseguido por el resto de candidatos. Según sondeos, el ganador habría sido Martin Fayulu de la coalición opositora “Lamuka” que significa “despierta” en lengua lingala.

La manipulación en curso -según diversas fuentes- parece estar dirigida por el propio Kabila para perpetuar su poder, pese a haberse comprometido hace dos años, con la mediación de la Conferencia Episcopal de Congo (CENCO) en los acuerdos llamados de San Silvestre de 2016 -porque se firmaron el 31 de diciembre-, a compartir el poder con la oposición, a no cambiar la constitución para alargar su mandato, dejar en libertad a los presos políticos y respetar la libertad de expresión y manifestación.

Clima de violencia

En estos dos años transcurridos desde los acuerdos hasta las recientes elecciones, el clima de violencia ha ido aumentando. La Misión de la ONU en el Congo (Monusco) ha denunciado reiteradas acciones violentas por parte de soldados y policías del gobierno. A esta situación de conflicto armado se une la denunciada crisis humanitaria pobreza, hambre, exilio, violencia generalizada y en especial contra las mujeres… en un país donde la abundancia en minerales y recursos naturales está enriqueciendo a sus saqueadores.

Precisamente un congoleño, el doctor Denis Mukwege ha recibido en diciembre pasado en Oslo el premio Nobel de la Paz 2018. En su discurso denunciaba: “Vengo de uno de los países más ricos del planeta. Sin embargo, el pueblo de mi país está entre los más pobres del mundo. La turbadora realidad es que la abundancia de nuestros recursos naturales -oro, coltán, cobalto y otros minerales estratégicos– alimenta la guerra, fuente de la extrema violencia y de la pobreza abyecta de la RDC. […] Mi país es sistemáticamente saqueado con la complicidad de personas que pretenden ser nuestros dirigentes. Saqueado por su poder, por su riqueza y por su gloria. Saqueado a costa de millones de hombres, mujeres y niños inocentes abandonados en una extrema miseria mientras los beneficios de nuestros minerales terminan en las cuentas opacas de una oligarquía depredadora.”.

intered Karibuni 2La Iglesia pide acción a la ONU

Monseñor Marcel Utembi Tapa, arzobispo de Kisangani y presidente de la Conferencia Episcopal, en rueda de prensa el 15 de enero, leyó una carta enviada al Consejo de Seguridad de la ONU en la que los obispos de Congo expresan que toman nota de los resultados provisionales que por primera vez en la historia reciente suponen una alternancia en la jefatura del estado. “Sin embargo, -añaden- a partir del análisis de los datos recabados por su misión de observadores, la CENCO observa que los resultados de las elecciones presidenciales publicados por la Comisión Electoral Nacional Independiente (CENI) no se corresponden con los datos recopilados en los centros de votación y recuento”.

Los obispos congoleños piden solidaridad con su pueblo y que “el Consejo de Seguridad solicite a la CENI que publique lo antes posible las actas electorales para que los candidatos tengan la oportunidad de comparar sus datos con los de la Comisión Electoral”. Ante las previsibles disputas por denuncias de fraude, piden también que la ONU “invite a las partes interesadas a favorecer el camino de la verdad y la paz”.

Las personas de la IT no nativas que residen allí, están viviendo esta situación con lógica preocupación, unidas al pueblo congoleño. Las que son de origen europeo no han querido regresar a sus países, una opción que las embajadas europeas ofrecían a todos los misioneros. Nos piden, eso sí, que no olvidemos esta situación y que no dejemos de reflexionar en sus causas y nuestra pequeña o gran responsabilidad para contribuir a construir la paz.

 

Departamento de Información.
Fuentes: agencias especializadas, testimonios de miembros IT, ONGD InteRed y noticias internacionales.