Jueves, 11 Julio 2013 15:25

La Institución Teresiana ante amenazas a uno de sus miembros en Palermo, Italia

Roma, Italia.
Ante las reiteradas e inquietantes amenazas recibidas en los últimos dias por la Dra. Laura Vaccaro, “pubblico ministero” (fiscal) en la Procura della Repubblica di Palermo, al desenvolverse con el compromiso y el deber de siempre, en el ámbito de un proceso a la mafia; la Institución Teresiana, se solidariza, apoya y brinda su protección a uno de sus miembros, quien vive la finalidad de la misma en el ejercicio de su profesión.

0711-1Laura Vaccaro en Covadonga. Mayo 2013Laura Vaccaro ha participado como oferente en el último Voto de Covadonga, realizado en mayo pasado. En su testimonio ha dado razón de su compromiso con la justicia entre la gente de su tierra.

Los miembros de esta asociación católica internacional presentes en Italia, han manifestado en una carta pública, la solidaridad del conjunto de la Institución Teresiana con la Dra. Laura Vaccaro.

"Estima la justicia tanto como la vida" (S. Pedro Poveda)    

Cuando Pedro Poveda, en el 1909, escribió en un folleto de “consejos espirituales” la frase que nos sirve de título, tenía muy presente, ciertamente, las “bienaventuranzas” que Jesús pronunció al principio del “Discurso de la Montaña” como vienen presentadas en el evangelio de Mateo: “Dichosos los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados. (...) Dichosos los perseguidos por la justicia porque suyo es el Reino de los cielos. Dichosos vosotros cuando os insulten, os persigan y os calumnien de cualquier modo por mi causa. Estad alegres y contentos, vuestra recompensa será grande en el cielo” (Mt 5, 6.10-12).

Es por esto que, desde entonces, la pasión por la justicia impulsa a los miembros de la asociación fundada por él. Por esto la Institución Teresiana se gloría de haber tenido y de tener como amigos personas que han dedicado la propia vida a la justicia, vivida a la luz del Evangelio, (P. Pino Puglisi, don Luigi Ciotti, por dar solo dos nombres de dos grandes personas, una de las cuales entregó su vida y ha sido proclamado “Beato” mientras que la otra persona, que gracias a Dios vive entre nosotros, es una voz fundamental en la defensa de los más débiles y marginados). Por esto algunos miembros de la Institución Teresiana hacen de la propia profesión una verdadera y propia “misión” en favor de la justicia y de la legalidad.

Uno de ellos, la Dra. Laura Vaccaro, “pubblico ministero” (fiscal) en la Procura della Repubblica di Palermo,  en estos días –una vez más- ha sido objeto de inquietantes amenazas, recibidas mientras desenvuelve, con el compromiso de siempre, el propio deber, en el ámbito de un proceso a la mafia.

La Institución Teresiana se une a todos los amigos, colegas, ciudadanos, hombres y mujeres de buena voluntad que han manifestado a Laura, en miles formas diversas, su cariño y solidaridad.

Sabemos, Laura, desgraciadamente, que el cariño y la solidaridad no bastará para protegerte... “Como me han perseguido a mi, os perseguirán también a vosotros” dice Jesús a sus discípulos durante la Última Cena ( Jn. 15,20) Y lo sabes bien tú, que has escogido seguir al Maestro a través de tu compromiso como juez.

Queremos hacer nuestras las palabras de un amigo sacerdote que, comentando el evangelio del domingo (Lc. 9, 51-62) escribió: El seguimiento de Jesús no da seguridades. Pero tenemos certezas: la certeza de un Dios que es Padre y nunca deja solo a sus hijos; de Jesucristo que como mendicante de amor camina por las calles pisoteadas por la humanidad en continua búsqueda...” (R. Paganelli).     

¡Continúa tu “búsqueda”, Laura, como la “hambrienta y sedienta de justicia” que siempre has sido! El mundo necesita desesperadamente personas como tú, que no solo vivan su compromiso con pasión sino que esta pasión la sepan transmitir con entusiasmo a los que tienen la suerte de encontrarlas, y sobre todo, a los jóvenes.

Al que pensó asustarte merece tenerle compasión: no sabe qué se pierde encarrilando su propia vida sobre valores falsos en contraposición con la luz y la belleza de la verdadera fe en el Dios de Jesucristo. Y además, no ha dicho toda la verdad: ”Sabemos donde vives” te han escrito... es cierto solo en una pequeña parte: no saben que como -hermana nuestra en la fe y en el seguimiento de Jesús según el carisma de un santo que ha dado la propia vida como “sacerdote de Cristo”, tú vives en cada una de nuestras casas y en cada uno de nuestros corazones.

{jcomments on} Institución Teresiana

 

DEPARTAMENTO DE INFORMACIÓN

C/ Príncipe de Vergara, 88. 28006 Madrid, ESPAÑA

 

Top