Viernes, 25 Abril 2014 00:00

Nuevas acreditaciones en la ONU, Ginebra

Naciones Unidas

GINEBRA, Suiza.
Aitziber Barrueta y Matet Gayondato visitaron por primera vez “Nations”, el corazón de la actividad geneviese, para recibir su acreditación oficial y participar en algunas actividades. El viaje tuvo lugar del 16 al 18 de marzo, dos intensas jornadas de ojos abiertos a la realidad local con su amplia perspectiva internacional. Berta Marco hizo de guía en este recorrido.

El Consejo de Derechos Humanos en su Sesión 25

Marzo es un mes clave en la actividad de Naciones Unidas en la ciudad suiza, pues en él tiene lugar la sesión más larga del Consejo de Derechos Humanos (Human Rights Council, HRC). Este año en concreto se ha celebrado del 3 al 28 de marzo. Del intenso trabajo desarrollado por este organismo dan cuenta las cuarenta y dos resoluciones aprobadas.

Se han oído en sus sesiones importantes relatos relativos a las violaciones a los derechos humanos nada menos que en Siria, Corea del Norte, Irán y Myanmar y las réplicas de los distintos países a los informes realizados in situ por las comisiones de expertos; también el último Informe del hasta ahora actual Relator Especial de Palestina, el famoso Profesor Richard Falk, que definió la situación de un auténtico “apartheid”, y el debate que siguió a su presentación; las numerosas denuncias a las violaciones de los derechos de los niños y niñas, y un largo etcétera.

Paralelamente al bullicio de la Sala XX, la de la Alianza de las Civilizaciones, las ONGs con estatus consultivo ante la ONU proyectaban sus propuestas en las salas aledañas, fruto de un hacer común y compartido. Ratos antes del comienzo de estas actividades en la cafetería del Serpentine quienes iban a actuar de ponentes en las diversas mesas redondas (los side events), daban los últimos retoques a sus temas y ajustaban el tiempo. En los numerosos corrillos otros invitaban a sus actividades, hacían prosélitos y lograban entusiasmar a la concurrencia con lo que iban a proponer. Mucha vida y sobre todo, mucha resonancia de problemas muy variados, todos interesantes, entre los que destacaban temáticas vinculadas a violencias en sus múltiples caras, segregaciones por distintos motivos, intolerancias, discriminación racial, xenofobias, auténticas llamadas a la libertad de religión o de creencias, amenazadas en muchos países, incontables violaciones a derechos, etc. Los Objetivos del Milenio ya contemplados hacia los que presumiblemente puedan ser los de la etapa Post-15, subyacían a los debates como algo que está ya a la vuelta de la esquina.

La ONU con la mirada en la etapa Post-Millenium

Los ocho Objetivos del Milenio se establecieron en el 2005 y estaban pensados para llegar a ser conseguidos en una década, o sea en el 2015. Para poder alcanzar los mejores logros en esta fecha, la ONU se ha sometido, a lo largo de tres años, a un proceso muy empeñativo de evaluaciones y debates a muchas bandas, tratando de acumular datos que pudieran caracterizar el punto de llegada en cada uno de los objetivos. Ha habido paneles de expertos independientes que han analizado con objetividad lo conseguido, así como numerosos encuentros locales y globales de los que han salido interesantes informes dando cuenta de los datos. Y no sólo de los datos, sino de la eficacia del objetivo. Por ejemplo, en lo que respecta al compromiso de llegar a la escolarización universal de los niños de Educación Primaria, objetivo nº 2 del Milenio, los avances han sido muy grandes, pero, ¿y la eficacia de esa Educación si no hay profesores preparados en zonas muy amplias del planeta? En este momento, y con todo ese trabajo por delante, la discusión está centrada en torno a qué debe entrar en la corriente principal de la etapa Post-15, en el argot ONU “the mainstreaming”. Parecía que estaba muy claro que el desarrollo sostenible era lo que tenía que marcar esa nueva etapa, pero ahora se ve que el derecho a la educación, como objetivo global (“an overarching right”) tiene que entrar en el mainstreaming con un subrayado a la educación para el desarrollo sostenible. La luz aún no se ve muy clara pero sí hay una cierta conciencia de que estamos en un momento apasionante. El año 2015 va a estar muy centrado en todo lo del desarrollo sostenible, hay ya muchos grupos de trabajo en marcha y equipos de expertos haciendo presupuestos económicos de cara a la sostenibilidad posible. Merece la pena estar al tanto del avance de estos temas en las webs que figuran a continuación:

United Nations Office at Geneva (UNOG): www.unog.ch

Un Millenium Development Goals and Post-15: www.un.org/millenniumgoals

Desde la experiencia personal

Las siguientes líneas quieren ser una expresión personal de lo vivido por Aitziber y Matet en las Naciones Unidas. Para facilitar su expresión, Berta Marco les formula a las dos unas preguntas.

Aitzíber Barrueta, española, es del mundo del Derecho. Trabaja en la ONG InteRed y, en ella, se ocupa de los proyectos de Filipinas e India (Asia) y Camerún, Guinea Ecuatorial y R.D. del Congo (África).

Matet Gayondato, filipina, es psicóloga. Colabora actualmente en el Proyecto Internacional de Jóvenes EDIW (Educación para un mundo interdependiente). Ha trabajado en varias residencias universitarias de distintas ciudades de Italia.

Ha pasado casi un mes de vuestro viaje a Ginebra. ¿Qué os queda de la experiencia vivida? ¿Qué ha significado para cada una de vosotras esta pequeña pero intensa inmersión en uno de los Organismos Internacionales?, ¿se os ha abierto alguna ventana al mundo?

Aitziber: La experiencia de participar estos días en el Consejo de Derechos Humanos ha supuesto para mí una apertura a la realidad del mundo. La pluralidad de experiencias que escuchas cara a cara con personas de otras culturas, religiones, formas de expresar, etc., te abre a otra forma de reconocer la realidad que está teniendo lugar en diferentes lugares y contextos.

Matet: Pertecenemos a una amplia realidad. Los problemas y las difíciles situaciones que afrontan otros pueblos y culturas, nos afectan. En la ONU se expresan, se discuten y se planifican acciones de acuerdo con ello. Me parece importante recordar lo que hay detrás de nuestra presencia allí: Nosotras no surgimos de la nada, representamos, en la comunidad internacional, a una Asociación, Teresian Association, con estatus consultivo en la ONU; otras lo han hecho antes. Puede resultar ambicioso pensar cómo una organización como la nuestra puede cambiar el curso de las negociaciones y consultas. Se trata de una humilde presencia y de un hacer con otros, construir juntos. Nosotras no subestimamos en este contexto la gran fuerza de la misión.

De las actividades en las que habéis participado ¿Qué diríais acerca de las temáticas elegidas, la organización, la participación en ellas, el clima en el que se realizan?

Aitziber: El primer golpe de impresión es que todo es muy interesante y todo lo que se plantea aporta algo a la construcción de este mundo. Por otro lado, en los side events, se da un verdadero espacio de libertad para poder expresar opiniones en el que se acoge la diversidad.
Nada más acreditarnos, participamos en un side event en el que se trabajó la formación en DDHH de los profesionales de los media. En este encuentro, planteado en forma de taller, se recogieron aportaciones de tres pequeños grupos que servirían para incorporar la voz de las organizaciones de la sociedad civil, entre ellas, nuestra Asociación. Las que la representábamos aportamos sobre los aspectos necesarios en la formación de los periodistas y profesionales de los media en general. Los otros side events en los que participé fueron en la línea de los Derechos de las Mujeres. Para mí, se me ha puesto muy de manifiesto, todo el trabajo previo necesario de reflexión y análisis de los temas que se tratan para estar presente en estos ámbitos.

Matet: Los derechos de los niños/as y de las mujeres, el papel de la cultura en relación a ellos o la violación de los derechos humanos fueron temas que me parecieron importantes y conmovedores. Además  resultaba liberador para los que hablaban.
La consulta abierta al público del Borrador de resolución sobre la promoción y protección de los derechos humanos en el contexto de protestas pacíficas, por ejemplo. Fue interesante ver cómo cada Estado miembro, a través de sus jóvenes representantes, decidían las líneas de acción comprometiendo a todos los Estados miembros.

Habéis oído importantes relatos de violaciones a los Derechos Humanos en sesiones del Human Rights Council. ¿Qué ha significado para vosotras poder acceder a este foro?

Aitziber: La llamada de atención de las realidades existentes de violaciones de derechos humanos que se recogen en el Consejo, es un recordatorio de que hay que seguir en alerta y poniendo sobre la mesa los graves asuntos que están sucediendo para que no pasen impunes ante los Estados.
Por otro lado, en los side events y en los pasillos, te encuentras con personas que viven o han vivido en primera persona estas violaciones. En el encuentro con Raheel Raza, activista Pakistaní que denuncia las atrocidades de las que son objeto las mujeres en ese contexto por salvaguardar el honor de la familia, mencionaba que por su denuncia y defensa de los Derechos de las mujeres es la 6ª persona más odiada en su país y decía que aspira a ser la 1ª. Escuchar sus historias de vida no te deja indiferente y te hace preguntarte si podemos seguir con nuestras vidas tal cual sabiendo que esto está pasando.

Matet: Al responder a esta pregunta no puedo separarme del hecho de que estar ahí es una decisión, una opción, una política adoptada por nuestra Asociación de trabajar con la ONU. Es bueno que hablemos de esto y que nos preguntemos qué significado tiene para cada uno de nosotros, una comunidad de creyentes.
Frente a los temas vitales, junto a la de los Estados miembros, la voz de las ONGs está siendo considerada. Recuerdo, mientras estaba sentada por primera vez oyendo los relatos del Human Rights Council condenando ciertas violaciones, que dos personas se me acercaron a preguntarme: ¿Representas a una ONG? ¿Vais a presentar algún “statement” (intervenciones orales o escritas en la sala)?
Estamos en el 2014 pero muchos tienen aún que luchar por sus derechos más elementales. No podemos limitar nuestra presencia, nuestra acción, nuestra misión, a lugares que nos son familiares. Aquí me viene la expresión: “Abrir caminos… para que la justicia, la centralidad de la persona humana y todos los valores evangélicos estén más presentes en la sociedad global”.

¿Qué os ha parecido Ginebra como ciudad internacional, con muchos organismos internacionales en su seno y su aire cosmopolita?

Aitziber: La impresión de Ginebra es de una ciudad cálida y acogedora con una realidad internacional que es fascinante. La sensación es que lo diferente no se hace extraño.

Matet: Estoy muy impresionada de la vocación internacional de Ginebra. Una ciudad donde todo el mundo se encuentra. Aunque muchos vienen de diferentes lugares, me sentí en casa. Tiene una atmósfera en la que de una manera u otra uno/a se siente representada. Creo que nadie se siente un extraño en esa ciudad.

Matet Gayondato, Aitzíber Barrueta y Berta Marco

 

DEPARTAMENTO DE INFORMACIÓN

C/ Príncipe de Vergara, 88. 28006 Madrid, ESPAÑA

 

Top