Lunes, 07 Noviembre 2016 00:00

Montevideo: Centro de Apoyo a la Infancia y Familia “Casilda Aparicio”

1107-1

MONTEVIDEO, Uruguay.
En una zona marginal de Montevideo tuvo lugar, el pasado 19 de agosto la inauguración de un CAIF, Centro de Apoyo a la Infancia y la Familia, con el nombre de Casilda Aparicio, miembro de la Institución Teresiana que vivió y trabajó muchos años en la zona como integrante de la Organización San Vicente, Obra Padre Cacho.

La nominación de este centro es signo de que el recuerdo de Casilda, fallecida en 2008, se mantiene vivo entre la gente; es el nombre de quien construyera historia desde su aporte sencillo, solidario, de mucha presencia y trabajo en común con los vecinos.

El Plan CAIF es un programa del Instituto Nacional del Niño y Adolescente del Uruguay (INAU), surgido a fines de la década del 80 para mitigar la exclusión social que genera la pobreza, y se instrumenta a través de la participación coordinada de asociaciones civiles y diferentes actores estatales. Este plan atiende hoy más de 40.000 niños entre 0 a 3 años y su tarea es la atención a la infancia y la familia en situación de vulnerabilidad. Brinda atención en lo educativo, lúdico-recreativo, nutricional–alimentario, y promueve habilidades sociales en los niños y sus familias.

1107-3La Organización San Vicente, Obra “Padre Cacho”, es una organización de promoción y desarrollo comunitario local que trabaja en la zona llamada Cuenca Casavalle, situada en el sector norte de la ciudad de Montevideo. Esta zona se caracteriza por una situación de extrema pobreza, ausencia de oportunidades laborales e insuficiencia de servicios sanitarios y educativos. En la Organización San Vicente cada día vecinos, voluntarios y equipos técnicos asumen responsablemente el compromiso de cuidar, seguir construyendo e impulsando la vida en diversas comunidades y servicios, desde el lema “Organizarnos todos para liberarnos de lo que nos impide crecer como personas”. Desde la Organización se gestionan diversos proyectos que buscan la promoción y el desarrollo de tres grandes áreas: educación, vivienda y clasificación de basura.

La historia de esta organización comenzó a gestarse a fines de los años 70 cuando el Padre Isidro Alonso (Cacho) se mudó a la zona para compartir la vida con los vecinos. Su misión era estar y acompañarlos para que ellos mismos se constituyeran en actores y constructores de una vida más digna. Poco a poco, desde esa solidaridad cotidiana y humilde se fue convirtiendo en el alma de un movimiento de promoción y autogestión que fue cambiando la vida del barrio. Poco después se sumaron voluntarios de diversos grupos de Iglesia, entre ellos estudiantes de la Residencia Universitaria de la Institución Teresiana. Casilda Aparicio que era Directora de dicha residencia tuvo un papel muy destacado en acompañar esta experiencia de voluntariado, y su compromiso con esta realidad fue creciendo día a día. En 1986 Casilda se fue a vivir al barrio para animar un hogar para niñas y jóvenes de la zona, el Hogar Santa Clara.

La Institución Teresiana ve con esta inserción un modo de concretar la opción por los pobres marcada desde Medellín y Puebla (prioridad en estos Documentos del CELAM). Casilda, al estilo de Pedro Poveda, fue acompañando esta experiencia, estableciendo conexiones y facilitando la integración de otras personas. Jóvenes de la residencia universitaria de la I.T. y de otras residencias realizaban voluntariados en las áreas de salud, educación, jurídica, veterinaria, etc., según su formación universitaria específica. También se sumaron otros miembros de la Institución Teresiana realizando colaboraciones varias. Lourdes Pérez, vino de España a integrarse orgánicamente al proyecto. Jóvenes de la I.T. en formación realizaron alternancias y algunas de ellas como Antoinette Mayor comenzaron allí su compromiso profesional desde el trabajo social. Con el tiempo se estableció también una conexión con el Colegio Pedro Poveda que propicia un plan de becas para jóvenes de la zona, y un proyecto de voluntariado que interconecta ambas realidades.

El espíritu de la Organización San Vicente Obra “Padre Cacho” queda plasmado en su “Credo”, inspirado en los ideales que vivió y comunicó a todos sus colaboradores y que Casilda encarnó en el día a día compartido con los vecinos de la zona:

1107-2

“Creemos en al Amor, más que en los medios económicos para ser parte del pueblo que sufre y resiste. El Amor que por encima de las apariencias, es capaz de contemplar la bondad de lo humano.
Creemos en su eficacia, para cambiar, para levantar, para transformar a la persona del vecino y las situaciones que vive. Creemos en el poder servir como una ofrenda al hambre y sed del pueblo, como respuesta a sus clamores.
Creemos en la Fraternidad conquistada, recreada a partir del contacto directo afectivo y respetuoso del vecino.
Creemos en el valor absoluto de la Vida, como lo más importante a ser defendido, a partir de los más indefensos.
Creemos en el valor de toda persona, sin ninguna discriminación de edad, color, cultura, trabajo, trato o pobreza.
Creemos en la fuerza del Fermento del Reino que vive en el Pueblo que lo hace crecer en Conciencia Social planetaria.
Creemos en la Levadura del Evangelio, como el camino propio del Pueblo para su liberación, creemos en su luminosidad, en su abundancia, en su sencillez.
Creemos y esperamos activamente en la transformación de situaciones inhumanas en resurrección del Pueblo y con el Pueblo.
Creemos en la Unión de aspiraciones por la vida, la libertad y la justicia por medio de la práctica continua del Amor, la ternura, el perdón y la reconciliación.
Creemos en la capacidad del pobre como único agente de la vida nueva, la masa inicial de la vida futura.
Creemos en el valor del niño y del joven como esperanza viva en desarrollo, como embrión palpitante y elemento único y esencial, con prioridad por encima de toda otra realización”. (Presentado en Asamblea de socios, por el Padre Cacho, año 1990.
Como comunidad IT celebramos que el nuevo CAIF lleve el nombre de Casilda, iniciativa que vino de los vecinos y que reconoce en ella una forma de ser y de estar que encarnó claramente la mística de esta organización".

Mary Larrosa y Rosario Alves, desde Montevideo

 

DEPARTAMENTO DE INFORMACIÓN

C/ Príncipe de Vergara, 88. 28006 Madrid, ESPAÑA

 

Top