Miércoles, 09 Marzo 2016 00:00

Poveda vuelve a Guadix en olor de multitudes

0308-1

MADRID, España.
¿Pero es que alguna vez se fue? Sí y no. Se fue, un día frío de febrero de 1905, por razones que la película insinúa con extrema delicadeza para no abrir heridas. Me hubiera gustado que el film hubiera recogido esa última mirada de Poveda hacia Guadix, cuando se dirige con su maleta camino de la estación con el alma traspasada por todo lo vivido.

Pero no se fue y en eso se equivoca Vicente Ayllón, el joven compañero de fatigas de Poveda en las Cuevas, cuando le responde al niño que le pregunta si el Padre viaja a Madrid y le contesta consternado que se marcha para siempre.

El Estreno de la película en Guadix y la acogida de todos los accitanos a la figura de Poveda ponen bien de manifiesto que el Padre nunca se marchó de los corazones de su gente. Y esto es quizá lo que más hay que resaltar de este estreno; y esta es la razón por lo que La Institución Teresiana ha querido privilegiar a esta ciudad, con la presencia en el acto, del director, el actor principal, la productora y la responsable de medios de la Institución Teresiana, Laura Moreno. Un acto que como otros periodistas han resaltado, fue copresidido por la Señora Alcaldesa, Inmaculada Olea y el Obispo de la diócesis, don Ginés García Beltrán.

Lo han podido leer en las distintas notas de prensa que se han escrito al respecto: en el acto de presentación, unánimemente se ha puesto de relieve por todo el equipo realizador de la película, la acogida y el cariño que han sentido y recibido del pueblo accitano y, muy especialmente por los habitantes de las Cuevas. Desde el primer momento quedaron sorprendidos al recorrer los cerros y hablar con la gente al ver que Poveda estaba vivo en el recuerdo y en el corazón de sus habitantes. Por eso se les abrían no sólo las puertas de las cuevas, sino de la parroquia de la Ermita Nueva y su párroco, Manuel Amezcua, del Obispado, del Ayuntamiento y de los Centros escolares, públicos y concertados que la mañana del lunes 7 de marzo terminaron más pronto o empezaron más tarde las clases para llevar a los alumnos que lo pidieran a ver la película. Poveda era un hijo ilustre de la Ciudad de Guadix y estaba más que justificado.

Una de las asistentes al acto, accitana de pura cepa, se expresaba así: “Guadix y Poveda… Mientras escuchaba me brotaba con fuerza ese pensamiento de Poveda que decía. ”Jamás pensé en salir de Guadix,…” y en el interior surgía una certeza,”no te has ido, estás aquí en el cariño que expresan todos los que te nombran”. Con estas o similares palabras iban abandonando el teatro las personas que salían emocionadas por la bondad de este hombre santo y humilde, que tanto bien hizo por la educación del pueblo. Hasta “Juanico”, que asistió al acto con sus padres, al final de la película rompió a llorar desconsolado porque no se esperaba que mataran a Poveda: repetía en su inocencia que él le quería mucho y que era muy bueno. Nadie le había contado el final de la película.

Una vez más se pone de manifiesto que “los hombres y las mujeres de Dios son inconfundibles” y por qué no, también eternos.

La mañana del día 4 de marzo, antes del estreno el Director, Pablo Moreno, Raúl Escudero, Actor protagonista y José María Muñoz, productor ejecutivo de Goya Producciones subieron de nuevo a las Cuevas para dejarse fotografiar por todos los figurantes y niños que habían participado en la película y por aquellos que deseaban guardar en el salón de su casa una foto con “Poveda”. No en vano habían convivido casi un mes de rodaje y me atrevo a decir que tanto unos como otros necesitaban este encuentro y este adiós.

Muchos accitanos se han quedado sin ver la película, a pesar de aumentar los pases previstos. Dicen que van a pedir al Ayuntamiento que cuando pase la Semana Santa vuelvan a proyectarla. Estoy segura que será escuchada la demanda.

Maribel Sancho

 

DEPARTAMENTO DE INFORMACIÓN

C/ Príncipe de Vergara, 88. 28006 Madrid, ESPAÑA

 

Top