1105

No os pido ahora que penséis en Él ni que saquéis muchos conceptos ni que hagáis grandes y delicadas consideraciones con vuestro entendimiento; no os pido más de que le miréis. Pues ¿quién os quita volver los ojos del alma, aunque sea de presto si no podéis más, a este Señor? Pues podéis mirar cosas muy feas, ¿y no podréis mirar la cosa más hermosa que se puede imaginar?

1210

En esta obra de espíritu quien menos piensa y quiere hacer, hace más; lo que habemos de hacer es pedir como pobres necesitados delante de un grande y rico emperador, y luego bajar los ojos y esperar con humildad.

1203

Mirad que convida el Señor a todos. Pues es la misma verdad, no hay que dudar. Si no fuera general este convite, no nos llamara el Señor a todos, y aunque los llamara, no dijera: “Yo os daré de beber”. Pudiera decir: “Venid todos, que, en fin, no perderéis nada; y los que a mí me pareciere, yo los daré de beber”. Mas como dijo, sin esta condición, “a todos”, tengo por cierto que a todos los que no se quedaren en el camino, no les faltará esta agua viva.

1126

“Padre nuestro que estás en los cielos”
¡Oh Señor mío, cómo parecéis Padre de tal Hijo y cómo parece vuestro Hijo hijo de tal Padre! ¡Bendito seáis por siempre jamás!

1119

¿Cómo se adquirirá este amor? Determinándose a obrar y padecer, y hacerlo cuando se ofreciere.

1112

Ahora, tornando a los que quieren ir por él y no parar hasta el fin –que es llegar a beber de esta agua de vida–, cómo han de comenzar, digo que importa mucho, y el todo, una grande y muy determinada determinación de no parar hasta llegar a ella, venga lo que viniere, suceda lo que sucediere, trabájese lo que se trabajare, murmure quien murmurare …

1105

Acaecióme que, entrando un día en el oratorio, vi una imagen que habían traído allá a guardar, que se había buscado para cierta fiesta que se hacía en casa. Era de Cristo muy llagado y tan devota que, en mirándola, toda me turbó de verle tal, porque representaba bien lo que pasó por nosotros. Fue tanto lo que sentí de lo mal que había agradecido aquellas llagas, que el corazón me parece se me partía, y arrojéme cabe Él con grandísimo derramamiento de lágrimas, suplicándole me fortaleciese ya de una vez para no ofenderle.

1029

Que no, hermanas, no; obras quiere el Señor, y que si ves una enferma a quien puedes dar algún alivio, no se te dé nada de perder esa devoción y te compadezcas de ella; y si tiene algún dolor, te duela a tí; y si fuere menester, lo ayunes, porque ella lo coma, no tanto por ella, como porque sabes que tu Señor quiere aquello.

 Pope Synod
ROMA, Italia.
Con la publicación de la Relatio Synodi y el discurso del papa Francisco a la Asamblea, la tarde del sábado 18 del corriente, ha concluido el Sínodo Extraordinario sobre la Familia. Primera etapa de un camino que concluirá en octubre próximo.

Synod Table

ROMA, Italia.
Los cardenales Raymundo Damasceno Assis (Brasil); Gianfranco Ravasi, (Italia) y Oswald Gracias (India) presentaron a la prensa, la tarde del 18 de octubre, el Mensaje Final del Sínodo Extraordinario sobre la familia. Un breve texto dirigido a todas las familias, especialmente a las cristianas, en el que se expresa: "hemos reflexionado sobre el acompañamiento pastoral y sobre el acceso a los sacramentos de los divorciados en nueva unión".

Página 16 de 22

 

DEPARTAMENTO DE INFORMACIÓN

C/ Príncipe de Vergara, 88. 28006 Madrid, ESPAÑA

 

Top