Ser parte. Modos de participar

“Los hombres y las mujeres en los que piensa Poveda pisan el asfalto, ganan su pan, protestan de las cosas, educan a sus hijos o a los hijos de los demás, se equivocan, aprenden, aciertan, se vuelven a equivocar, riñen con la familia, darían la vida por ella, echan una mano, rezan, trabajan en lo suyo, se divierten, viven con la gente. Creen en Dios, piensan que los hombres son sus hermanos, que el mundo es maravilloso, pero que vale la pena luchar para que sea mejor y sea para todos. En una palabra, los amigos fuertes de Dios en los que piensa Pedro Poveda son audaces...”.2

 

Una vocación. Varias asociaciones

La pertenencia a la Institución Teresiana1 es una vocación, es decir, nuestra opción de vida. Vivimos el don del bautismo en plenitud y a la intemperie, es decir, en medio de las gentes, las culturas y los tiempos, en clave de evangelio, desde el amor. Este es el caracter seglar de nuestra vocación.

Asociación Primaria 

Algunas de nosotras vivimos la vocación en la Asociación Primaria de la Institución Teresiana (AP) que tiene su origen en aquellas primeras jóvenes en torno a san Pedro Poveda que se comprometieron al cien por cien, "a lo más", en la Obra que nacía. Por eso se nos conoce como Teresianas. Está formada por mujeres que hacen de su vida don, gratuidad y servicio, al estilo de los primeros cristianos, según el Carisma povedano. Viven la misión y la espiritualidad de la Institución Teresiana y contribuyen, con su disponibilidad y entrega, de manera especial a su desarrollo en el mundo. Viven con radicalidad los valores del Evangelio. 

Se trata de una vocación exigente que requiere personas íntegras, libres y dispuestas a vivir la misión en diferentes contextos. Supone una formación seria e integral, en un proceso que va forjando en cada persona "ese quid" específico, un talante capaz de promover ambientes educativos y armónicos y de desplegar las mejores potencialidades. Tiene una dimensión fraterna propia de una vocación asociada que se manifiesta en los aspectos solidarios, del compartir bienes y talentos. Viven su pertenencia eclesial allí donde se encuentran. 

Asociaciones ACIT 

Otros formamos parte de alguna de las Asociaciones ACIT (Cooperadores de la I.T.) Compartirmos la vocación teresiana y participamos de su misión y espiritualidad en los contextos donde vivimos. Se nos conoce como miembros ACIT.

Aunque la vocación es personal, muchas veces la vivimos en familia, el matrimonio y los hijos.
Pertenecen a estas asociaciones, hombres y mujeres, adultos y jóvenes que se han sentido atraídos por el carisma de san Pedro Poveda. Después de un proceso de conocimiento, discernimiento y preparación, solicitan comprometerse a vivir los valores del evangelio desde la espiritualidad teresiana y el estilo propio. Igual que las personas de la asociación primaria participan en la vida de la Iglesia local según sus posibilidades y servicios. 

 

Movimientos de la Institución Teresiana (M.I.T.)


De jóvenes 

En torno al carisma de san Pedro Poveda existen diversos movimientos de jóvenes, como Acit Joven (España) MIT Giovanni (Italia) Youth I.T. (Filipinas) etc. En muchos colegios de la Institución Teresiana también se reunen grupos para compartir la fe, la vida y sumarse a algún proyecto de misión. Todos colaboran con la causa de Jesús, que es poner nuestro grano de arena o nuestra gota en el mar para hacer el mundo un poquito mejor. 

Cada uno tiene su característica y estilo, comparten las ganas de trabajar por la transformación social. Lo hacen desde la oración y el estudio. Aprenden a leer la realidad de nuestro mundo de modo creyente y crítico. Son alegres y serviciales, creativos y dispuestos. Saben que Pedro Poveda apostó por los jóvenes de su tiempo y que les invitó a "conquistar el mundo" ... nada menos. Conquistarlo desde la justicia, la paz y el amor. Son espacios de formación privilegiados. 

De adultos

También exiten grupos de personas de diferentes edades que inspirados en la espiritualidad de la Institución Teresiana contrastan la vida y la fe, se acompañan en el camino de búsquedas y realización personal. Suelen estar animados por miembros de las asociaciones (AP y ACIT). 

 

Asociaciones de Ex alumnas / ex alumnos  

Desde los inicios en 1911, cantidad de estudiantes (alumnas, alumnos, universitarios, opositoras) han pasado por lo que se podría llamar "la escuela de Poveda". Sea en colegios y centros propios, o a través de profesoras y profesores en cantidad de colegios, institutos y/o universidades. 

Las asociaciones de exalumnas y exalumnos son espacios privilegiados para mantener el vínculo entre las distintas generaciones y avivar el espíritu y estilo educativo recibido. Son también plataformas desde las cuales participar e implicarse en proyectos y ámbitos de misión de la Institución Teresiana. Una manera privilegiada de continuar el sueño de Poveda en nuestros días.

Nombramos algunas que tienen personería jurídica, a modo de ejemplo: Asociación de antiguas colegialas del Colegio Mayor Padre Poveda, Madrid, España. Asociación de exalumnos del Instituto Pedro Poveda, Vicente López, Buenos Aires, Argentina.  

 

Colaboradores y voluntarios

"Aquí nadie es comparsa, todos tienen un lugar..." decía Pedro Poveda. La misión es inmensa y se necesitan personas que quieran colaborar, sintiéndose parte de un modo de ser y de hacer, de una escuela y una familia, de un pueblo creyente que quiere construir con otros un mundo mejor, a través de procesos socioeducativos. 

Son colaboradores en la misión de la Institución Teresiana, los profesores de los colegios y de los centros universitarios; quienes realizan diversos servicios y hacen posible los ambientes adecuados y gratos; los que participan en  asociaciones y proyectos, Gracias a todos ellos y con ellos seguimos haciendo realidad muchas obras. 

La participación y aportación de voluntarios es fundamental en las ONG internacionales de la Institución Teresiana (InteRed, EDIW4 y Novamérica) Estas ONG desarrollan en varios países proyectos socioeducativos en contextos de exclusión.  

"Para dar no hay que ser rico, basta ser bueno" y "mejor es dar es recibir...", decía san Pedro Poveda.

Anímate a participar, contacta con la Institución Teresiana.

 

 

1.  El nombre Institución Teresiana está inspirado en Santa Teresa de Jesús (Ávila), quien en palabras de san Pedro Poveda, vivió “una vida plenamente humana y toda de Dios”.
2.  Cf. Maite Uribe, discurso de clausura de la XVII Asamblea General de la Institución Teresiana, 2012. 
3. Pedro Poveda, Amigos fuertes de Dios, Introducción de Mª Dolores Gómez Molleda,  1993, p. 12.
4. EDIW (Educación para un mundo interdependiente)

 

 

Ir a ¿Qué es la Institución Teresiana?

Ir a Como los primeros cristianos.

Ir a Somos una familia con huellas de santidad.  

 

 

 

 

3504 K2_VIEWS
Administrator

 

DEPARTAMENTO DE INFORMACIÓN

C/ Príncipe de Vergara, 88. 28006 Madrid, ESPAÑA

 

Top